Uncategorized

Cargo de asesor se bastardeó con ingreso de operadores y parientes

Sin el requisito de tener alguna profesión o ocupar una función específica, la Cámara abrigó a parientes y operadores políticos con el único criterio de ocupar espacios. Este año llegan a 500.

La Cámara de Diputados, como en cada periodo, se convirtió en una cueva de operadores políticos que fungen de “asesores parlamentarios”. La mayoría no tiene una función específica y, por tal motivo, algunos se convierten en pasilleros, por lo que la figura del asesor se desvirtuó con el tiempo y fue bastardeada por el criterio clientelar de las propias autoridades electas.

Llenan las oficinas parlamentarias, pasan las horas en los pasillos de la Cámara y, algunos, que sin exagerar son la minoría, trabaja esmeradamente en las comisiones.

Los miles de funcionarios de la Cámara de Diputados se distinguen por una cosa, que fueron contratados como asesores o asistentes.

No obstante, como dejaron al descubierto la serie de contratos que últimamente firmó el presidente de la Cámara baja, Raúl Latorre, contratar asesores es al solo efecto de ocupar espacios, es decir, como una bolsa de empleo.

De acuerdo con los registros, el rubro más requerido es el de “asesor”, pues en la usanza tradicional de la Cámara, al contrario de lo que debería ser, el asesor no debe contar con experiencia y, ni siquiera debe estar graduado con un título universitario.

El requisito –o que cuente el funcionario Elías Godoy Torres– es ser hijo o hija de un parlamentario. En este caso, Godoy, quien recién acababa de terminar el colegio, ya ingresó como “funcionario permanente, asesor” en setiembre por medio de su madre, la diputada liberocartista, Roya Torres. Gana G. 9.500.000.

Otro de los requisitos indispensables para asesores o ser el secretario de un parlamentario es ser su incondicional, esto es, amigo tanto de campaña, de fútbol o de asados. Así, el funcionario de Presidencia, Germán Jovellanos, de ganar G. 2.800.000 pasó con su mentor, el diputado Raúl Latorre, a ganar G. 26 millones de sueldo este periodo.

Cónyuges. Entre los privilegiados asesores también se ubican las parejas sentimentales. Así, los diputados colorados Germán Solinger, Benjamín Cantero, entre otros, tienen a sus respectivas esposas como nombradas en este periodo con sueldos que llegan a los G. 12 millones.

Bastardeo. Tal es el grado de normalización de que sí o sí en cada periodo debe ingresar gente contratada a la Cámara a pedido del diputado departamental de turno que, existe hace varios periodos el acuerdo tácito de que cada parlamentario debe tener unos 3 asesores en su oficina designados por él mismo.

Fácilmente si se cumple con el pedido de cada diputado, los asesores ascenderían a 240. Aunque, hay que reconocer, la “eficiencia” en la contratación de personal cada periodo supera las expectativas.

Récord de contratos. Fiel al cometido del presidente Santiago Peña, de que iba crear 500.000 empleos, la Cámara de Diputados tomó la delantera y solo en la era del titular de Diputados, Raúl Latorre, ya llevan cerca de 300 contratos por debajo de la mesa, es decir, sin concurso alguno.

Específicamente, fueron 283 las resoluciones de ingreso del nuevo personal, aunque la información oficial de la Cámara dice que el ingreso se dio a costa de otros poco más de 300 que fueron sacados.

Ahondando en las cifras, según información pública, solo este año ingresaron más de 410 nuevos funcionarios hasta noviembre y sumados a los diputados llegan a 500.

Adorno completa álbum familiar contratando a su familia

Suman y siguen los contratos directos en beneficio de colorados cartistas en la Cámara Baja. Ayer, la hija del diputado José Domingo Adorno, Silvana Adorno, justificó su contratación por parte de su propio padre, pese a tratarse de claro nepotismo. La joven gana poco más de G. 4 millones.

Lejos de ruborizarse, Adorno manifestó que cualquiera en el lugar de su padre haría lo mismo.

“Yo pienso que todos tienen derecho al trabajo. Todo el mundo critica, pero yo digo nomás, si esa gente son políticos (sic) le van a meter nomás también a trabajar”, justificó la funcionaria.

Ante la insistencia de periodistas asignadas a la cobertura de Diputados, de que si para la hija de Adorno estar ocupando un cargo sin concurso no es producto del nepotismo penado por ley, la misma dijo que cualquiera en el lugar de su padre haría lo mismo.

“Si vos fueras diputada, no le contratarías a tu hermano o algo así. Todos necesitan un empleo”, apuntó. Silvana Adorno ejerce bajo el rol de asesora, pero apenas tiene 23 años. Asimismo, figura con un sueldo de G. 4.250.000

Parentela. Pero el diputado Adorno, quien volvió al cartismo en este periodo, no solo tiene a un familiar, sino a tres parientes aprovechándose de los recursos del Estado.

Lilian Busto, también funcionaria permanente de la Cámara, quien sería hijastra de Adorno, figura con un sueldo de G. 10.500.000.

Su marido, Christian González, yerno del diputado, figura como contratado con una suma de G. 4.500.000. Consiguió el contrato en julio de este año bajo el mandato del diputado Raúl Latorre. El funcionario ya había sido comisionado a la Gobernación de Alto Paraguay cuando Adorno fue gobernador.

Lluvia de familiares. Desde que se destaparon los contratos de la hija del vicepresidente Pedro Alliana, y el hijo del presidente del Congreso, Silvio Beto Ovelar, no paró de saltar nombres de familiares de legisladores que engrosan la larga lista de funcionarios dentro del Congreso. La coincidencia es que además de no tener preparación académica la mayoría tiene sueldazo.

Clan. Adorno abraza a hija y a la derecha yerno y otra hija.

Originally posted 2023-12-28 18:01:32.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No puedes copiar el contenido de esta página.

error: Content is protected !!