Nacionales

Julieta Nardi pasó de escándalos a ser la “Doña de las armas”

La exmodelo abandonó los bolonquis de la farándula para dedicarse ndaje a negocios turbios. Su amiga Karina Cardozo culpó a “malas compañías” sobre su caso.

Julieta Vanessa Nardi Aranda (41) es desde hace unos días uno de los nombres más sonados y buscados de Paraguay y toda la región. Esta vez, no por un escándalo de la farándula, sino porque es apuntada como líder de una de las bandas de tráficos de armas más grandes del mundo.

La exmodelo paraguaya y su esposo, Diego Dirísio, son buscados en más de 196 países por tráfico ilegal de más de 43.000 armas de guerra a criminales del PCC y Comando Vermelho.

A pesar de que ser una de las figuras más recordadas de la farándula de la década de los 90’ y los primeros años de los 2000, la cuerona se borró del mapa por más de 10 años y hoy reaparece, pero como la “señora de las armas”, prófuga de la justicia.

“De lavandera a “armatraficante”

Julieta tuvo un origen humilde. Trabajó desde muy joven con su mamá en una lavandería del barrio San Roque de Asunción. Ayudaba a planchar las prendas y se encargaba de llevar las cuentas del pequeño negocio.

En 1998, a sus 15 años, por una casualidad, Nardi arrancó en el mundo del modelaje, llegó a su lavandería el productor de una revista y la invitó a sacarse unas fotos, ya que tenía “buen porte, era rubia y tenía presencia”.

Durante todo este año fue invitada a participar en eventos de moda, a posar ante cámaras para marcas de ropas y realizar “presencia” en discotecas.

En 1999, Julieta saltó a la fama a nivel nacional tras participar y ganar el Miss Hawaiian Tropic, uno de los certámenes de belleza más importantes de la época. Los allegados de la cuerona recuerdan que recibió la corona en un importante club de Caacupé.

Debido a que estuvo metida en varios escándalos y pleitos con otras modelos como Celina Gracia, su nombre sonó fuerte en los medios de comunicación entre los años 2000 y 2003. No obstante, Julieta se borró por unos años, ya que ndaje estaba de novia con un empresario “celoso”.

Entre amores y escándalos

Aparentemente, Nardi frecuentaba mucho las discotecas durante su juventud. Entre las escasas imágenes que se pueden recabar sobre sus “movidas”, la mayoría son de discotecas y de bares asuncenos.

Según las antiguas publicaciones de los medios de comunicación, la cuerona tuvo un romance con el empresario yerbatero y corredor de rallys, Ernesto Benítez, conocido como “Campesino Veloz”, quien fue novio de su amiga, Celina Gracia. Creen por este motivo las cueronas estuvieron peleadas.

Otro de los “antecedentes amorosos” de Julieta, antes de desaparecer de la farándula paraguaya, es que salía con un señor que supuestamente le garroteaba. La exmodelo nunca aclaró ni habló sobre la identidad de su expareja ni las acusaciones en su contra.

La sentencia absolutoria de la periodista Sandra López Curtido, sobre una supuesta denuncia de calumnia, publicada en el diario Abc Color, en 2011, nombra en uno de sus párrafos a la exmodelo procesada. Menciona que en el 2009, el juez Óscar Delgado López, apareció en la foto de una farra privada junto a Julieta Nardi.

Entre el 2010 y el 2012 habría conocido a Diego Dirísio, su actual esposo y compañero de “negocios” en el mundo del tráfico ilegal de armas.

El empresario argentino y la cuerona se habrían conocido por medio de otros amigos en un evento. Tienen 2 hijos juntos y abrieron juntos la empresa International Auto Supply, dedicada a la venta de repuestos de vehículos.

No obstante, la policía pilló que usaban este negocio como “fachada” para sus supuestos negocios turbios. Incluso, en el depósito del local de la sucursal de Asunción de la empresa hallaron más de 1.800 armas.

Líos judiciales por Papo Morales

Nardi estuvo metida en líos judiciales a causa de su amistad con Papo Morales. En el 2009, fue llamada a declarar por el caso del túnel construido en una vivienda para el posible robo del ABN Amro Bank.

Según declaraciones de Patricia Almada, esposo del Rodney Cano, procesado por el plan del “robo del túnel”, Julieta Nardi era amiga de su esposo y de Papo Morales. Incluso, asadearon juntos.

En este último caso del supuesto tráfico de armas, pillaron en grabaciones y mensajes de texto que Julieta y su ména se encargaban de pagar G. 100 millones por cada autorización para importar armas de fuego. Este esquema era manejado por el general Arturo Javier González Ocampos, excomandante de la Fuerza Aérea.

“Malas decisiones y malas compañías”

En contacto con EXTRA, la exmodelo y periodista Karina Cardozo mencionó que está muy sorprendida con la noticia de que su amiga Julieta está supuestamente metida en este feroz lío judicial.

“Es muy delicado de lo que se la acusa la verdad , fue chocante siento mucho para todos fue sorprendente me dio piri ya que conocemos a Julieta por su paso en los medios y éramos compañeras en la agencia de Paola Herman, pero hace más de una década se alejó totalmente de los medios, cada una tomó su camino , yo sigo en los medios y de ella casi no se sabía , por respeto no quiero opinar es realmente muy grave, de repente malas decisiones o compañías te pueden fundir la vida por completo, espero que se aclare todo, por sus hijos y su familiar su mamá», mencionó la rubia.

Otros faranduleros allegados a Nardi se negaron a hablar del tema
#UH
#CAAGUAZÚ_NOTICIAS_DIGITAL

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

No puedes copiar el contenido de esta página.

error: Content is protected !!