Había un segundo tiempo para revertir la mala situación. La Albirroja acusó el cansancio, ya que se corrió mal en el intento de presionar a una selección como Brasil, con demasiados recursos. A ritmo de entrena­miento jugó en el Defensores y no se apuró nunca.

Paraguay tuvo casi nada en ofensiva con el resultado adverso. Brasil estaba para el segundo y era cuestión de apretar el acelerador. Un tímido golpe de cabeza de Gustavo Gómez tras un late­ral de Robert Rojas, más otro remate mordido de Alberto Espínola, bien conjurado por el portero rival, quizás fue lo más importante. Hubo ganas, pero no alcanza, faltan ideas y profundidad.

Richarlison recibe una falta de Ángel Cardozo, también se suma para apoyar
Mathías Villasanti.FOTO:JORGE JARA

En tiempo agregado, Neymar robó un balón, habilitó a Paquetá, quien puso el segundo gol de Brasil con remate seco. Más que merecido. Castigo duro para Paraguay, que lo complica en todo.

­EN TRES MESES, OTRO COMBO

Recién dentro de tres meses se jugará el siguiente combo de partidos, ya que por ahora toda la aten­ción a nivel de selecciones estará centrada en la realización de la Copa América, que tiene como sede única a Brasil tras la baja de Argentina y Colombia.

Paraguay debe viajar a Quito para enfrentarse a Ecuador el 5 de setiembre, en tanto tres días des­pués se inicia la rueda de revanchas, oportunidad en la que se recibirá en Asunción a Venezuela, este último rival al que la Albirroja había vencido (0-1) en condición de visitante.

Ambos partidos corresponden a la novena y décima fecha, respectivamente. En tanto, se espera en breve la reprogramación de los partidos pendientes de regularización ante Chile (de visitante, en Santiago) y Colombia (de local), de la quinta y sexta fecha, respectivamente, que no pudieron rea­lizarse en marzo a raíz del peligroso avance de la pandemia del covid-19 en los diferentes países de Sudamérica.

Ángel Romero no pudo hilar acciones de riesgo, siempre fue controlado
en la marca por Marquinhos.FOTO:JORGE JARA
Ángel Romero no pudo hilar acciones de riesgo, siempre fue controlado en la marca por Marquinhos.FOTO:JORGE JARA